Ventanas de seguridad en aluminio, sus características

Cualquier ventana nueva proporciona un alto grado de confortabilidad y de seguridad, pero si se precisa un nivel extra de seguridad, son necesarias ventanas de seguridad de aluminio. Unas ventanas que reúnen unas características superiores a las habituales para atender las necesidades de los clientes más exigentes. 

¿Por qué ventanas de seguridad en aluminio?

Uno de los motivos por el que se escoge el aluminio como material base para unas ventanas de seguridad es por la alta resistencia de este. Un dato: se estima que el aluminio es hasta 23 veces más resistente que el PVC. Frente a la madera también gana ya que el aluminio puede soportar golpes, embestidas y ataques sin sufrir ninguna alteración. 

Además de fuerte ante los golpes o impactos el aluminio tiene otra propiedad que le hace destacar al buscar máxima seguridad: es un material ignífugo. Ante un incendio las ventanas de seguridad de aluminio permanecen inalterables. 

Y otro dato más, el aluminio no se oxida. La lluvia u otras inclemencias del tiempo no lo dañan y por lo tanto su capacidad de seguridad no se ve mermada. 

Ventanas seguridad aluminio

Perfiles especiales 

Para completar unas ventanas de seguridad de aluminio se incluyen perfiles especiales. Un grosor más ancho, más cámaras y bisagras, anclajes y cierres de seguridad se suman para formar una ventana más segura. 

Los cristales en las ventanas de seguridad en aluminio

Otra de las partes esenciales en las ventanas de seguridad en aluminio son los cristales. En la mayoría de las ventanas de aluminio se introduce el sistema de rotura de puente térmico (RPT). Un sistema que evita que entren en contacto las dos caras de la ventana (exterior e interior) y así no se transmita la temperatura de un lado a otro. 

Para conseguirlo lo que se hace es introducir entre los perfiles de aluminio un material no conductor. En el caso de las ventanas de aluminio se pone un separador de plástico, unas varillas de poliamida de 6.6 que se refuerzan con un 25% de fibra de vidrio

Para mejorar aún más la seguridad se pueden incluir doble o incluso triple cristal que se separan con una cámara de gas neón o aire deshidratado. Como guinda a la seguridad cabe la posibilidad de incluir en la ventana cristales blindados.