Fábrica de ventanas de aluminio, ¿qué me pueden ofrecer?

Cuando vas a hacer una reforma integral de una casa o construyes una nueva vivienda las ventanas son una parte esencial. Si quieres que todo vaya como la seda elige una buena fábrica de ventanas de aluminio. 

Contar con profesionales serios y rigurosos es la base para tener unas ventanas eficientes, funcionales y estéticas. Pero ¿qué debes buscar en una fábrica de ventanas de aluminio? Tanto sus profesionales como sus productos deben ofrecerte:

  • Rigurosidad en la toma de medidas
  • Versatilidad de sistemas de apertura
  • Calidad de los materiales (aluminio, cristales, herrajes y tornillería)
  • Calidad en los perfiles de aluminio
  • Seriedad en los plazos de entrega
  • Correcto montaje e instalación de las ventanas 

Fábrica de ventanas de aluminio, la clave de la funcionalidad

Los puntos anteriores son esenciales para tener una ventana de calidad, una ventana que te ayude a mejorar el aislamiento térmico y acústico y que te permita aumentar la confortabilidad de tu casa. 

Al escoger quién hace tus ventanas no te dejes embaucar solo por los precios atractivos. Lo importante es que una fábrica de ventanas de aluminio te proporcione un producto útil y duradero. De esta manera es como conseguirás amortizar la inversión y reducirás tus gastos de energía. 

En una buena fábrica de ventanas de aluminio encontrarás profesionales que te podrán aconsejar sobre el tamaño, sistema de apertura y prestaciones para cada ubicación. 

Fábrica de ventanas de aluminio, los modelos más habituales

Una de las dudas más habituales es qué sistema de apertura escoger. Lo mejor es conocer qué ofrece cada uno ellos:

  • Ventanas oscilobatientes. Son uno de los modelos más habituales. Lo que hay que tener en cuenta es que invaden el espacio interior de la habitación. Por tanto, hay ubicaciones en las que no se pueden instalar como delante de un fregadero o de una mesa donde hemos colocado una pantalla de ordenador. Proporcionan un alto nivel de aislamiento térmico y acústico y al oscilar 45º permite una correcta ventilación incluso en zonas lluviosas, donde permite entrar el aire y protege del agua. El único inconveniente es que necesita un perfil más grueso por lo que se reduce un poco la zona del cristal. 
  • Ventanas correderas. Otro de los modelos más comunes. Permite el máximo aprovechamiento del espacio y tiene doble apertura. Resulta ideal para grandes ventanales de pared a pared aumentando la luminosidad. Lo malo es que tiene menor capacidad de aislamiento acústico y que es más difícil de limpiar. 
  • Ventanas plegables. Las fábricas de ventanas de aluminio pueden hacer diseños muy variados en los que pueden realizar ventanas desde 3 a 7 hojas. Una opción de ventana que permite la apertura casi completa y además con un alto nivel de aislamiento térmico y acústico. El inconveniente, el coste elevado. 
  • Ventanas elevables. Son también ventanas tipo balconera para grandes huecos. Estas estructuras soportan mucho peso y son ideales para terrazas y jardines, consiguiendo a la vez una estupenda estanqueidad contra el viento y la lluvia.