Subvención de ventanas next generation rojo
Subvención de ventanas next generation negro
Subvención Ventanas Next Generation

¿Qué ventanas son más caras aluminio o PVC?

En una reforma de una vivienda el cambio de unas ventanas viejas por unas nuevas es un factor clave que afecta a la confortabilidad, la eficiencia energética y a la estética de las habitaciones. Todo esto hace que pensemos con detenimiento qué ventanas escogemos, pero también es importante conocer qué ventanas son más caras, aluminio o PVC

Dos materiales muy completos 

Lo primero que hay que señalar es que ambos materiales son los más empleados en construcción por sus buenos resultados y acabados. 

El aluminio es muy resistente, duro, firme y además no se oxida por lo que permanece en perfecto estado durante muchos años. Se pueden hacer ventanas amplias de una sola hoja que aporta mejor iluminación a la estancia. Además, demanda poco mantenimiento y basta con un simple paño humedecido para limpiarlo. 

Por su parte el PVC también es ligero y resistente y se pueden hacer diferentes tipos de ventanas y balconeras de distintos tamaños. El PVC destaca por ser un material que ayuda a mejorar el aislamiento térmico y acústico. Los perfiles de ventanas de PVC pueden alcanzar diversos espesores y tener varias cámaras de aire que mejoran el puente térmico, aumentando la eficiencia energética y al mismo tiempo potenciando el confort y el bienestar

Qué ventanas son más caras, aluminio o PVC

En cuestión de coste, para saber qué ventanas son más caras, aluminio o PVC tenemos que hablar del puente térmico. 

En principio, una ventana de aluminio es más barata que una de PVC. Pero esto es así si la ventana de aluminio es simple, si no cuenta con rotura de puente térmico. 

En caso de que incluya rotura de puente térmico el precio de una ventana de PVC y de aluminio es muy similar. Y respecto a las prestaciones, cabe destacar que ambas opciones también se asemejan y el confort, el aislamiento (acústico y térmico) y la eficiencia energética mejoran de manera significativa. Tanto que puede suponer un ahorro de hasta un 70% en la factura de gas y electricidad.